Oración a San Benito Abad protección y liberación

OH – Glorioso San Benito vengo a ti para

que escuches mis ruegos

tengo un desasosiego y tribulación por

tantas cosas malas que están pasando.

Me encuentro angustiado y desesperado,

protégenos del peligro, de las influencias

malignas, de las tentaciones.

Aleja todo peligro que pueda dañar

nuestro cuerpo, alma, mente y espíritu,

protégenos de toda maldad de

personas con mala intención que quieran

hacerme daño.

Interceda ante el Padre Celestial para

que se acabe toda esta confusión, libéranos de

la mala energía, de las malas amistades,

de la envidia, de personas toxicas.

San Benito protector cierra todas las puertas del mal

No permitas que entren a mi hogar, y

 mucho menos que le hagan algún daño

a algún miembro de mi familia.

San Benito bondadoso, intercede por mi ante Dios

Para que disminuya los sufrimientos que me agobian.

Tú, que eres voluntarioso, líbranos de cualquier mentira

de personas sin escrúpulos que hablan mal de los demás

  de cualquier tipo de brujerías.

Ruega por nosotros para que purifique nuestra alma,

nuestro corazón, que tengamos un cuerpo limpio

para recibir al señor.

Ábreme los caminos para ver la claridad,

Hoy vengo con humildad a pedirte misericordia,

que nada malo me ocurra, protégeme.

Dale fortaleza a mi mente, cuerpo, alma y espíritu

conviértete en mi guía y muéstrame el camino

a seguir para llegar a nuestro Señor.

Aleja de mi mente los malos pensamientos,

llena mi corazón de amor, de fe y de esperanza.

Pongo en tus manos mi vida, San Benito,

Te encomiendo mi alma para que intercedas

Ante el señor quien es mi protector.

No permitas Padre San Benito

Que mi corazón sea invadido por

malos pensamientos, por el egoísmo,

por el rencor, por la ira, saca todo

 eso malo de mi vida.

Infinitas gracias te doy San Benito, por

Tanto amor, bondad y cariño, por escuchar

mis suplica, por protegerme y liberarme

Amen.

¿Qué tan importante es la oración de protección y liberación de San Benito?

Uno en la vida no puede andar pensando que todo es bonito, bello, que la gente es maravillosa, ver el mundo como color de rosas; no, hoy por hoy hay gente que se ha ido degradando, que día a día van perdiendo valores, van careciendo de principios, seres muy materialistas que parten del querer tener y no del querer ser, son seres que hacen lo imposible por obtener cosas al precio que sea, por el medio que sea sin importar a quien o a cuantas personas hacen daño.

Esto es una realidad, no podemos escapar a esto, lo tenemos al frente, debemos cuidarnos tanto física, como mental y espiritual, porque hay ocasiones en que el daño afecta de manera general.

En estos momentos se podría decir que el mundo se debate entre el bien y el mal, me explico hay quienes quieren guerra, pero también hay quienes quieren paz, unos evocamos y le pedimos a Dios que nos proteja y libere de esas energías negativas que andan buscando incautos para meterse dentro de sus mentes solo con el fin de hacer daño, provocar caos, destruir, algunos decimos es que el diablo anda suelto.

Cuando hacemos oración a nuestro señor o a un santo es este caso a San Benito, lo hacemos convencidos de la intervención divina que él tiene, porque el Señor se la concedió para ayudarnos, darnos luz, en fin, creamos una energía tan fuerte, un lazo de comunicación que somos escuchados y tomados en cuenta, el abraza nuestras plegarias, nos da protección y nos libera de los peligros del mundo.

En este contexto la palabra tiene poder, en tal sentido como decían antes muchos nos acercamos a Dios, buscamos la palabra, cumplimos los preceptos y mandamientos, pero hasta ahí, solo Dios sabe que tan podrido está el mundo, que muchos se han alejado de él incluso pactan con el propio diablo.

Debemos tener fe en Dios, en sus santos, en su bondad para con los hombres y mujeres que somos sus siervos y que sabemos a conciencia que él siempre nos va a proteger del maligno, es muy importante la oración sobre todo en estos tiempos de tanta incertidumbre.