Oración a San Benito para alejar el mal

Querido San Benito, vengo a ti para que me escuches

mis plegarias e intercedas ante Dios por mí,

por mi familia e hijos, por mi salud.

Eres bienaventurado por el poder de la cruz,

Líbreme y aleje todo mal,

envidias, traiciones y egoísmos.

Protéjame y ampárame del maligno,

del mentiroso, envidioso, de los violentos

y de todo mal que afecte mi vida y

la de mi familia.

Aléjame  del peligro y de los enemigos,

de todo mal, de cualquier influencia

negativa visible e invisible, aleja todo

lo que afecte nuestra vida.

Pongo en tus manos mis angustias,

mis preocupaciones y problemas,

ayúdame a solucionarlos.

San Benito con el poder que

tienes sobre los poderes dañinos,

defiéndame, ampárame y protégeme

de todo mal y te pido que me ayudes a

confiar en el amor de Dios.

Aleja de mi entorno cualquier persona

que quiera hacerme daño tanto

física como mental, que este llena de

envidia, al egoísta, al traidor, al mentiroso,

protéjame y aleje de mi el rencor,

la ira y el odio.

Líbrame de todo daño y perversidad,

de toda energía negativa, conjuros,

malas vibraciones, aleja todo mal

que trastorne mi vida.

Aleja de mi corazón sentimientos negativos

como son: ira, violencia, avaricia, codicia,

 envidia y retira de mis pensamientos

todo lo que me pueda perturbar, que me

robe la armonía y el equilibrio mental.

San Benito eres ejemplo de desprendimiento

de humildad, de caridad y bondad, has

que nosotros te imitemos, muéstranos

como vivir para poder morir en el

amor de Dios.

San Benito bendito, patriarca de los monjes,

hombre amable y agradable protector

de los agricultores, lleno de infinita bondad,

humilde, intercede ante Dios todopoderoso

para que me protejan a mi y a mi familia,

y nos ilumine el camino para ir  en busca

del Señor, aléjanos de las tentaciones

y líbranos del peligro,

Amén.

Pequeña Biografía de San Benito

San Benito nación en Nursia, Italia en el año 480 y falleció en Roma el 21 de Marzo del año 547, desde muy joven se dedicó al estudio, hijo de un noble Romano, fue enviado a Roma a estudiar filosofía y retorica pero se fue de ahí no pudo aguantar la vida mundana y la degradación de la sociedad, se retira a las montañas, se convierte en ermitaño y se dedica a una vida de contemplación, de elevación espiritual, de silencio, de sacrificio, buscando más acercamiento con Dios y una mejor conexión con él.

En el año 529 funda el Monasterio Benedictino de Montecasino en Roma.

¿Cuáles son las “Santas Reglas”?

  • La primera virtud que necesita un religioso después de la caridad, es la humildad
  • La casa de Dios es para rezar y no para charlar
  • Todo aquel que sea superior debe dar un mínimo esfuerzo por ser amable y mostrarse bondadoso
  • El que administra el dinero no debe humillara nadie
  • Nuestro tema debe ser “trabajar y rezar”
  • Cada uno debe esforzarse por ser exquisito y agradable en su trato
  • Todos en su comunidad deben ser como una familia que se ama
  • Portarse con nobleza es una gran virtud.

San Benito hace las «Santas Reglas» con la visión de que no solo sus monjes podrían aplicarla y seguirlas, sino también a nosotros, el a través de su humildad, su serenidad, su comportamiento nos invita a que lo imitemos , que procuremos hacer las cosas por el camino recto, nos invita a que el trabajo dignifica al hombre sobre todo el de labrar la tierra, la madre tierra que provee nuestros alimentos.

San Benito aleja el mal  a través de la oración, de su gran devoción hacia Dios, pide por todos nosotros para que seamos salvados y protegidos por Dios nuestro Señor.