Oración de San Benito para los envidiosos

 

Oh, gran San Benito,

hombre bueno, pedagogo, bondadoso,

puro, caritativo, integró,

vivió una vida llena de espiritualidad,

se entregó a Dios

en cuerpo y alma, nos da.

 enseñanzas de desprendimiento material,

socorriste al necesitado al menesteroso,

al indigente, al pobre, leal y seguidor

de Jesucristo, te refugiaste a través

de la oración encontrando la paz

interior y consuelo en su corazón.

Te refugiaste en ti mismo,

en tu interior, en el mayor

de los silencios, te invoco para que

interceda antes Dios para que

me dé fortaleza, fuerza y energía,

protección, aléjame de las tentaciones

y peligros, de personas de mal vivir

que buscan es hacer daño,

de personas envidiosas que

lo que buscan es bienestar material,

de personas con mentes

retorcidas improvistas

de valores y principios.

San Benito, protégeme,

ampárame del maligno

que anda buscando mentes

débiles para hacerles caer en tentaciones,

aleja a todas aquellas personas

que quieran acercarse a mí con la

intención de hacerme daño,

de envidias, de personas tóxicas,

mal intencionadas, traicioneras y egoístas,

personas con mentes perversas,

si alguien me quisiera ser brujería,

hechicería conviértase en mi

escudo y no permita que haga algún efecto.

Protégeme de las personas envidiosas,

de la ira, rabia, rencor, miedo,

venganza, celos, no permitas que

me deje vencer por la tristeza y el

desánimo todo lo contrario dame serenidad,

reposo, tranquilidad, alegría,

felicidad gratitud, satisfacción,

amor, fe, inteligencia, talento, capacidad.

San Benito Alivia mis sufrimientos

y las penas que estoy pasando

no permitas que me invada el conformismo,

la resignación, soy un hombre (mujer) batallador,

no voy a renunciar a lo que Dios me ha dado,

y con fuerza y trabajo lo tengo

, lo que me envidian los invito a que se superen.

estudien, ahorren para que

tengan lo que le envidian a los demás.

Virtuoso e incorruptible

San Benito escúchame,

aleja a las personas envidiosas,

aleja al enemigo y el peligro

que nos acechan, abra mi corazón

para que me transmita tu sabiduría

, tú forma de ser, inspirarme a seguir

tu ejemplo, acompáñame Señor

dame consuelo, socórreme,

lléname de amor

hacia Dios nuestro Padre.

Amén

¿Qué es la envidia?

Para machos la envidia es el deseo frustrado de querer tener algo y no lo pueden tener, y que otra persona si lo tiene, podemos decir que causa frustración en las personas porque el amigo, el vecino, el compañero de clases, obtuvo ese bien y el no.

Ahora bien, tan poco es bueno ser conformista, bajo ningún concepto, el ser humano se prepara, se propone, se traza metas y objetivos en la vida para tener una profesión, o se dedica a una actividad que le es rentable económicamente y puede adquirir bienes y servicios porque tiene capacidad de compra, tiene dinero se dedicó, se preparó con mucho esfuerzo para llegar a donde está.

No es bueno ser envidioso incluso si se internaliza en la persona causan mucho daño tanto a la persona envidiosa como al entorno donde se desenvuelve, familia, amigos, surgen conflictos, la iglesia católica rechaza ese tipo de posturas y la sociedad también lo rechaza, no es bueno tener una persona cerca de nosotros que sea envidiosa, es por ello que esta oración de San Benito es buena, eficiente y efectiva, nos aleja de las personas envidiosas de lo pecaminoso, del peligro de todo mal, ya que él con el poder divino concedido por Dios nos protege, se convierte como un escudo protector para alejar cualquier mal, hechicería, maldad que nos quieran hacer.

Debemos tomar en cuenta que San Benito fue un hombre lleno de bondad, que se entregó a Dios, nos dejó claras enseñanzas que deberíamos cumplir todos nosotros, su bondad, su desprendimiento en lo material, lleno de virtud hace que reflexionemos y aceptemos que la envidia, la maldad existen, no permitamos que caigamos en la tentación debemos ir por el camino del bien.